Estrellas, tipos y nacimientos

Todo lo que querías saber sobre las estrellas

Estas luminosas bolas de gas ayudaron a los antiguos exploradores a navegar por los mares y ahora ayudan a los científicos modernos a navegar por el universo.

Cantando suavemente “Twinkle, twinkle, little star” puede adormecer a un bebé, pero más allá de los confines de la atmósfera de la Tierra, las palabras no son exactamente exactas.

Una interpretación correcta, aunque menos tranquilizadora, podría ser: Emitir, emitir, una gigantesca bola de gas.

Las estrellas son enormes cuerpos celestes hechos principalmente de hidrógeno y helio que producen luz y calor de las fraguas nucleares que se agitan dentro de sus núcleos.

Aparte de nuestro sol, los puntos de luz que vemos en el cielo están todos a años luz de la Tierra.

Son los bloques de construcción de las galaxias, de las cuales hay miles de millones en el universo.

Es imposible saber cuántas estrellas existen, pero los astrónomos estiman que sólo en nuestra galaxia de la Vía Láctea hay unos 300.000 millones.

Una estrella nace El ciclo de vida de una estrella abarca miles de millones de años. Como regla general, cuanto más masiva es la estrella, más corta es su vida.

¿Como nace una estrella?

El nacimiento tiene lugar dentro de nubes de polvo basadas en hidrógeno llamadas nebulosas.

En el transcurso de miles de años, la gravedad hace que bolsas de materia densa dentro de la nebulosa colapsen por su propio peso.

Una de estas masas de gas que se contrae, conocida como protoestrella, representa la fase de nacimiento de una estrella.

Debido a que el polvo de las nebulosas las oscurece, las protoestrellas pueden ser difíciles de detectar para los astrónomos.

A medida que una protoestrella se hace más pequeña, gira más rápido debido a la conservación del momento angular, el mismo principio que hace que una patinadora de hielo en rotación acelere cuando tira de sus brazos.

El aumento de la presión crea un aumento de las temperaturas, y durante este tiempo, una estrella entra en lo que se conoce como la relativamente breve fase T Tauri.

Millones de años más tarde, cuando la temperatura del núcleo sube a unos 15 millones de grados centígrados, comienza la fusión nuclear, que enciende el núcleo y pone en marcha la siguiente y más larga etapa de la vida de una estrella, conocida como su secuencia principal.

La mayoría de las estrellas de nuestra galaxia, incluyendo el sol, se clasifican como estrellas de la secuencia principal.

Existen en un estado estable de fusión nuclear, convirtiendo el hidrógeno en helio e irradiando rayos X.

Este proceso emite una enorme cantidad de energía, manteniendo la estrella caliente y brillante. Todo lo que brilla Algunas estrellas brillan más que otras.

Su brillo es un factor de la cantidad de energía que emiten -conocida como luminosidad- y de la distancia a la que se encuentran de la Tierra.

El color de las estrellas

El color también puede variar de una estrella a otra porque sus temperaturas no son todas iguales. Las estrellas calientes parecen ser blancas o azules, mientras que las más frías parecen tener matices anaranjados o rojos.

Al graficar estas y otras variables en un gráfico llamado diagrama de Hertzsprung-Russell, los astrónomos pueden clasificar las estrellas en grupos. Junto con las estrellas de la secuencia principal y las enanas blancas, otros grupos incluyen enanas, gigantes y supergigantes.

Las supergigantes pueden tener radios mil veces más grandes que el de nuestro propio sol. Las estrellas pasan el 90 por ciento de sus vidas en su fase de secuencia principal.

Ahora, con alrededor de 4.600 millones de años de edad, el sol de la Tierra es considerado una estrella enana amarilla de tamaño medio, y los astrónomos predicen que permanecerá en su fase de secuencia principal durante varios miles de millones de años más.

A medida que las estrellas se mueven hacia el final de sus vidas, gran parte de su hidrógeno se ha convertido en helio. El helio se hunde en el núcleo de la estrella y eleva su temperatura, haciendo que su capa exterior de gases calientes se expanda.

Estas grandes e hinchadas estrellas son conocidas como gigantes rojas. Pero hay diferentes formas en que la vida de una estrella puede terminar, y su destino depende de cuán masiva sea la estrella.

La fase de gigante roja es en realidad el preludio de una estrella que se desprende de sus capas externas y se convierte en un cuerpo pequeño y denso llamado enana blanca. Las enanas blancas se enfrían durante miles de millones de años. 

Algunas, si existen como parte de un sistema estelar binario, pueden recoger el exceso de materia de sus estrellas compañeras hasta que sus superficies explotan, desencadenando una nova brillante.

Eventualmente todas las enanas blancas se oscurecen y dejan de producir energía. En este punto, que los científicos aún no han observado, se conocen como enanas negras. Big bang Las estrellas masivas evitan este camino evolutivo y en su lugar salen con un bang-detonando como supernovas.

Mientras que pueden parecer gigantes rojas hinchadas por fuera, sus núcleos se están contrayendo, llegando a ser tan densos que colapsan, causando la explosión de la estrella.

Estos estallidos catastróficos dejan atrás un pequeño núcleo que puede convertirse en una estrella de neutrones o incluso, si el remanente es lo suficientemente masivo, un agujero negro.

Debido a que ciertas supernovas tienen un patrón predecible de destrucción y de luminosidad resultante, los astrónomos pueden usarlas como “velas estándar”, o herramientas de medición astronómica, para ayudarles a medir las distancias en el universo y calcular su tasa de expansión.

Mirando hacia arriba

Dependiendo de la cobertura de nubes y de dónde estés parado, puedes ver incontables estrellas cubriendo el cielo sobre ti, o ninguna en absoluto. En las ciudades y otras áreas densamente pobladas, la contaminación lumínica hace casi imposible observar las estrellas. Por el contrario, algunas partes del mundo son tan oscuras que al mirar hacia arriba se revela el cielo nocturno en toda su rica gloria celestial.

Hoy en día los astrónomos utilizan las constelaciones como guía para nombrar las estrellas recién descubiertas. Las constelaciones también continúan sirviendo como herramientas de navegación. En el hemisferio sur, por ejemplo, la famosa constelación de la Cruz del Sur se utiliza como punto de orientación. Mientras tanto, la gente en el norte puede confiar en Polaris, o la Estrella del Norte, para la orientación. Polaris es parte de la conocida constelación de la Osa Menor, que incluye el famoso patrón de estrellas conocido como la Osa Menor.